Fin de semana romántico

Fin de semana romántico

En estos tiempos en los que vivimos, el trabajo (si es que lo tenemos) se convierte a veces y sin querer en la piedra angular de nuestra vida, dejándonos sin tiempo que pasar con nuestra familia, amigos o pareja. El problema es que cuando tenemos trabajo no hay tiempo y cuando tenemos tiempo no hay dinero, ¿la pescadilla que se muerde la cola? Pues un poco sí.

Aún así yo creo que debemos aprovechar cualquier rato libre que tengamos porque las relaciones necesitan su tiempo. Hace un par de semanas por ejemplo, hastiados del ruido de la ciudad, mi chico y yo decidimos hacer una escapada a la montaña.

No lo planeamos mucho, la verdad, cogimos el coche y prácticamente dejamos que nos llevara donde fuera. Lo que comenzó como un fin de semana cualquiera se convirtió en toda una aventura: hicimos un poco de senderismo, nos bañamos en un estanque precioso y dormimos en un pequeño hotel del pueblo pegado a las montañas que tenía unas vistas preciosas.

Aunque me encantó el paisaje, para mí lo importante realmente no era el sitio sino la compañía, creo que las relaciones de pareja no son como las que tenemos con nuestros amigos o familiares, a las parejas hay que mimarlas mucho.

El único fallo fue que no llevamos mucha ropa, así que al volver a casa nos encontramos con manchas de tierra, arena por todas partes, crema solar, etc. Pero bueno, de las manchas ya nos ocupamos a la vuelta.