Operación Bikini

Operación Bikini

Ha llegado el verano (y además antes de tiempo) y con él las ganas de ponerse en forma y lucir un cuerpo escultural para nuestras ansiadas vacaciones en la playa. Sí, todo el mundo se apunta al gimnasio después de Navidad para a ello, pero sinceramente son pocos los que lo consiguen y muchos de ellos vuelven a la carga con el inicio del buen tiempo, entre mayo y junio.

¿Lo que de verdad funciona? Cuidarse todo el año. No estar a dieta y yendo al gimnasio a diario todo el año, sino hacerlo poco a poco, lo verdaderamente eficaz a la hora es seguir una alimentación equilibrada y variada acompañada de un poco de actividad física. 

Algunos consejos para adaptarse a esta idea:

  • No excluir ningún alimento, la clave está en el equilibrio y la moderación.
  • Hacer ejercicios cardiovasculares como andar rápido o salir a correr son los más eficaces a la hora de eliminar el exceso de grasa de nuestro cuerpo.
  • Eliminar de nuestra dieta alimentos sin valor calórico, que no nos aportan ningún beneficio al organismo como son el alcohol, la bollería industrial o los refrescos.
  • Si además de perder peso queremos mantener este resultado la dieta debe de ser sostenible en el tiempo, no entender la dieta como una forma especial de alimentarse durante un tiempo sino como un cambio de hábitos para siempre.
  • Cuidado con las bebidas: solemos prestar mucha atención a lo que comemos pero muy poca a lo que bebemos. Las bebidas son una importante fuente de calorías y por eso es necesario moderar su consumo, en especial de refrescos, batidos, zumos o bebidas alcohólicas.
  • Cuidarse no implica renunciar a salir de terrazas o a quedar con amigos y familiares. Busca la alternativa más ligera del menú, como ensaladas, platos con verduras o pescados a la plancha. De postre elige siempre la fruta y modérate con el pan. ¡Tú puedes!
  • No te saltes comidas: Hay que hacer cinco comidas al día, si te saltas una de ellas lo único que conseguirás es llegar a la siguiente con muchísimo hambre, consiguiendo así el efecto contrario al deseado.
  • La clave de una buena dieta es la constancia puesto que para conseguir resultados hay que ser perseverante.
  • No tengas prisa, es mejor deshacerse de los kilos poco a poco y bien, dejando que nuestro cuerpo se adapte al cambio y que la pérdida de peso sea estable y duradera.
  • No comas por gula: muchas veces comemos porque tenemos antojo de algo o no queremos dejarnos algo tan rico en el plato, también comemos por ansiedad, por aburrimiento…debemos desvincular la comida de estos hábitos puesto que solo nos perjudicará.
  • Disfruta de lo que comes. Una alimentación sana no tiene porqué ser aburrida, experimenta, saborea nuevos platos, idea, inventa…