Operación Navidad

Operación Navidad

La llegada de la Navidad trae a mi vida multitud de eventos sociales: comidas de empresa, cenas familiares, salir con los amigos,… Ante todo este aluvión de citas, siempre me acuerdo de la operación bikini y, con vistas a las comilonas que se avecinan, intento poner el remedio antes que la enfermedad.

Esto no es la famosa operación bikini. Es la… ¡¡Operación Navidad!!

Es curioso que las colas en los gimnasios comiencen en enero, cuando ya no hay remedio porque todos nos hemos puesto hasta arriba. Yo prefiero adelantarme a los acontecimientos. Si tú eres de los que piensan que vas a tener que hacer el sacrificio de comer el cordero, la merluza, el turrón y el roscón, mejor que también te unas a mi Operación Navidad. J

En primer lugar, sabiendo lo que va a venir en los meses de diciembre y enero, trato de comer un poco más sano. Más zumos y menos refrescos, más fruta y menos bollos,… En fin, ya sabéis, eso que es tan fácil de hacer y tan complicado de cumplir. También intento cumplir la vieja frase de la top model: “Desayunar como una reina, comer como una princesa y cenar como una pordiosera”. Por supuesto, esto se refiere a las cantidades, no vale cenar una pizza familiar vestida como si estuvieras pidiendo limosna, que ya nos conocemos…

Por último, esto funciona mucho mejor si te apuntas a un gimnasio. Verás como los efectos son más rápidos y, seguramente, le cogerás el gustillo y terminarás yendo también después de Navidad para bajar los excesos. ;)

Si tú también te has propuesto cambiar tus hábitos y empezar a hacer una vida sana practicando deporte te recomiendo que aprendas también algunos trucos para eliminar las manchas de sudor y limpiar la ropa deportiva.