Tarde en el parque

Tarde en el parque

Aunque pueda parecer una tontería, pasar un rato en el parque cada día aporta muchísimos beneficios a nuestros hijos, y es una gran idea para que descansemos un poco también los padres porque cuando lleguen a casa estarán demasiado cansados como para portarse mal. 

Aprovechando la llegada del buen tiempo podemos salir un poco más de casa y llevar a nuestros hijos un rato al parque. Yendo y viniendo de un lado a otro, subiéndose en los columpios o vaciando su cubo de arena nuestro hijo hará mucho ejercicio físico y eso mejorará tanto su masa ósea como sus músculos, que se fortalecerán. Montando en columpios como el tobogán o el balancín mejorará su equilibrio y desarrollo motriz.

Si además ese día hace sol las ventajas mucho mejor porque el sol fabrica vitamina D, muy buena para niños y mayores. Al volver a casa comerá y dormirá mejor después de haberse movido tanto.

Otra ventaja sin duda es conocer gente, tanto tu hijo como tú podréis socializar en un sitio distinto al colegio y conocer a otras personas con niños con los que jugar. Aunque te parezca que el niño es demasiado pequeño para relacionarse con otros niños es bueno que esté acompañado porque poco a poco se irán acercando. Para que tu hijo se sienta más cómodo procura ir al parque siempre a las mismas horas o quedar con alguna madre previamente para veros allí. Los niños aunque no lo parezca se percatan enseguida de quiénes son los visitantes más habituales y si coincidís mucho con ellos le resultará mucho más sencillo divertirse con ellos.

Es cierto que hay días que puede dar más o menos pereza salir de casa para ir al parque pero es tan bueno para los niños así que deberíamos intentar ir al menos dos o tres días por semana.